Videohistoria

Reconfortarse después de la tormenta

Desde las “hamburguesas del huracán” hasta los burritos de langosta, Lovely Reckley sirve la tradicional comida reconfortante de las Bahamas con un toque especial porque su restaurante ayuda a una comunidad a recuperarse de una tormenta mortal.

Nacida en un pequeño pueblo de pescadores en la isla de Ábaco de las Bahamas, Lovely Reckley se crió en la tradición de una cocina que proviene directamente del mar. “Al crecer en Fox Town, estábamos en realidad prácticamente en el agua”, recuerda. “Las olas te mecen antes de dormir y te despiertan por la mañana”.

“Básicamente crecimos a base de mariscos”, recuerda. “Comíamos otras cosas, pero los mariscos nos encantaban. Mi madre era una gran cocinera. Miré y vi todo lo que hacía y aprendí mucho de ella”.

Así que no es de extrañar que muchos años después, Lovely dirija un pequeño restaurante conocido por sus sabrosos platos típicos de las Bahamas que componen el cuerpo y están al alcance de cualquier bolsillo: mariscos, platos de pollo y hamburguesas, siempre servidos con un toque personal innovador.

Con el acertado nombre de Lovely’s Delight, el restaurante de Lovely también se convirtió en un centro comunitario fundamental en los meses posteriores al huracán Dorian, que azotó su isla natal de Ábaco el año pasado, en el que muchos isleños perdieron literalmente todo: casas y pertenencias. Muchos de ellos perdieron también a sus seres queridos.

Los alimentos que a Lovely Reckley más le gustaban de niña provenían del mar, como estos hermosos pescados que preparan los trabajadores del mercado de pescado de Fox Town. | Foto: Zyandric Jones/IFRC

Un momento aterrador

Fue una época de miedo, dice Lovely, que fue evacuada de Ábaco junto con su marido justo un día antes de la tormenta , debido al estado de salud de él. “Tuve que abandonar la isla, dejar a mis hijos y mis nietos y a mi bisnieto”, cuenta. “Fue aterrador porque durante unos días no tuvimos noticias de ellos”.

“Recién una semana después del huracán, nos enteramos de que habíamos perdido la casa y todo lo que había en ella, vehículos y todo”.

Lovely casi pierde a su marido, que tuvo un derrame cerebral la víspera de la tormenta. Y estuvo a punto de perder el restaurante, un local muy querido que también era conocido porque desde allí Lovely cumplía desde hacía tiempo su compromiso de distribuir comidas a los niños necesitados. “Tuvimos muchos daños en el restaurante”, recuerda.

“Muchas casas quedaron destruidas, y la gente vivía en carpas, por lo tanto, no podía cocinar en esas condiciones”. Lovely Reckley, propietaria y chef de Lovely’s Delights, isla de Ábaco (Bahamas)

Lovely inspecciona los daños causados en su casa por el huracán Dorian, un huracán del Atlántico de categoría 5 que azotó las Bahamas el 1 de septiembre de 2018. | Foto: Zyandric Jones/IFRC

La hamburguesa del huracán

Finalmente Lovely y su marido lograron salir adelante. El restaurante se convirtió en su nuevo hogar después de una renovación hecha posible gracias a la Cruz Roja Americana, y el CORE añadió un nuevo espacio vital a la pequeña estructura. Y como Lovely’s Delight fue uno de los primeros negocios en reabrir sus puertas, ofreció un espacio a la población para que se reuniera después del desastre, permitiéndole aliviar sus preocupaciones y el hambre.

“Pudimos levantarnos, empezar de nuevo y ayudar a las personas que estaban en la isla, ofreciéndoles un plato de comida. Muchas casas quedaron destruidas, y la gente vivía en carpas, por lo tanto, no podía cocinar en esas condiciones”.

Lovely’s Delights se convirtió así nuevamente en una base para hacer comidas para las personas que necesitaban algo que las reconfortara en tiempos difíciles. “Gracias a la ayuda que recibimos de CORE y de la Cruz Roja conseguimos que nuestro local volviera a estar en condiciones de echar una mano a nuestra comunidad”, explica Lovely. “Pude cocinar, hacer pan… Fue una gran ayuda”.

Lovely’s Delight es un verdadero negocio familiar en el que niños y nietos preparan y sirven platos como “La hamburguesa del huracán” (en honor a las muchas tormentas que la gente de aquí ha capeado), alitas de pollo picantes con nombres como “Da Burner” y burritos rellenos con langosta, pescado, pollo y camarones.

Ahora son los nietos los que están aprendiendo los trucos culinarios de su propia abuela, la famosa chef local. “Cuando comencé con el restaurante, todos los niños participaban”, relata. “Ahora somos mis dos nietas y yo, y otras personas que también nos vienen a ayudar. Siempre están ahí para dar una mano”.

Hoy en día, Lovely’s Delights es un negocio familiar: su propietaria Lovely Reckley con sus dos nietas que ayudan a su abuela tomando los pedidos, preparando la comida y envolviéndola para llevarla. | Foto: Zyandric Jones/IFRC

Pescado frito con guandúes y arroz a la Lovely

Temas relacionados

Recetas para la resiliencia

¿Te gustan las soluciones innovadoras que ayudan a la gente a sobreponerse a la adversidad, que reconfortan después de una tormenta o que ofrecen una posibilidad a los que podrían verse excluidos? Si es así, te encantarán estas cuatro recetas para la resiliencia, y las historias que hay detrás de ellas.

Ver también en:

Más en...

Suscribirse

¿Estar al día?

Suscríbete a nuestro boletín para recibir regularmente las historias de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.